fbpx

Recomendación del libro: Timequake (1997), de Kurt Vonnegut

Recomendación del libro: Timequake (1997), de Kurt Vonnegut

Resultado de imagen para timequake Vonnegut

¿Qué pasaría si de pronto nos viéramos obligados a repetir todas y cada una de nuestras acciones de los últimos diez años, sabiendo exactamente qué va a pasar, pero sin poder evitar o cambiar algunas de ellas? ¿Cómo sería volver a vivir todos esos momentos vergonzosos, pérdidas, rechazos y errores, y ya no sólo a recordarlos en las noches de insomnio? Kurt Vonnegut nos plantea esta posibilidad en su libro llamado Timequake, que en español recibió el nombre de Cronomoto. La idea es sencilla: imaginemos un terremoto que sea temporal. Esta “sacudida temporal” inesperada nos manda a algún momento del pasado —en el caso de la novela, 10 años— y a partir de ese momento, nos vemos obligados a repetir todas nuestras acciones, tal como ocurrieron, pero ahora con la conciencia de que sabemos cómo van a ocurrir y que no hay nada que podamos hacer para mejorar o evitar algunas de nuestras experiencias pasadas. Recuperando un debate filosófico clásico sobre qué significa ser libres en un escenario determinista, Vonnegut nos presenta una novela que es más bien el desarrollo de una idea, un espacio imaginativo muy sugerente, que nos permite reflexionar sobre la fragilidad de nuestras experiencias, la importancia de la finitud y el mensaje sobre cómo la experiencia humana se ubica en un marco temporal que sólo sigue su curso, sin que nosotros tengamos idea sobre lo que vendrá.

Frases de Timequake, de Kurt Vonnegut:

Many people need desperately to receive this message: “I feel and think much as you do, care about many of the things you care about, although most people don’t care about them. You are not alone.”

Resultado de imagen para timequake Vonnegut

Adam and Eve, more in love than they have ever been before, tell Him that they like life all right, but that they would like it even better if they could know that it was going to end sometime.

I am eternally grateful […] for my knack of finding in great books, some of them very funny books, reason enough to feel honored to be alive, no matter what else might be going on.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *